Home

La desesperación del autor intenta un apresurado relato en el que el protagonista (un escritor que no puede hilvanar dos párrafos coherentes, y que sólo logra esbozar largas jaculatorias al silencio, que por su propio peso carecen de sentido, pues el único homenaje al silencio sería retirarse o lograr, por fin, esa forma de callar que tuvo Hemingway) es un monigote inservible con el que no se puede trabajar. ¿Qué drama hay por explorar en una narración con tan patético personaje? ¿Qué de humano puede encontrarse en esa mínima miseria de escritorzuelo mimado, llorando su fragilidad mientras agarra las faldas de las musas rogando la limosna de su amparo?

Además, piensa el autor, el tema ha sido trabajado hasta el cansancio. Ahí está el buen Leopoldo, de Monterroso, con sus viajes y sus notas. ¿Cómo le habrá ido en el campo? La batalla entre el perro y el puercoespín, ¿sería épica, conmovería al público, expresaría lo que el pobre Leopoldo intentaba expresar? Ese vacío, esa aplastante soledad, esa impotencia frente a la vida que se escurre y que es imposible, verdaderamente imposible, fijar en endebles páginas. Páginas, suspira el autor, porque ni siquiera eso, tan solo pixeles, fragmentos de código en la web, y ahí va la vida.

Decide, entonces, asesinar al escritor bloqueado. El cuento ya no será el drama frente a la pantalla, sino los últimos instantes en los que, encandilado por el blanco de la página, el personaje se desploma sobre el teclado, víctima de un infarto descrito en sus más insignificantes detalles: la boca seca, la mano hormigueante, el recuerdo de una tarde donde alguien le ofrece dulce de guayaba.

El autor sonríe, mira el reloj, faltan trece minutos para la media noche. Lo ha logrado, escribió el cuento, tiene derecho a vivir un día más.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s