Home

A veces era un grito. El sonido corría sus ecos por los pasillos, se infiltraba en las juntas de las baldosas, resquebrajaba las bombillas del techo y caía, como una lluvia pálida y perezosa, sobre los invitados que, muy derechos en los asientos de la sala, intentaban ignorarlo.

Otras veces, más violenta la decisión de liberarse, empezaban los golpes rítmicos de los puños contra la cubierta de estuco que hacía blanca la habitación. Uno tras otro, dando la impresión de que la cena tenía lugar dentro de un campanario con sordina. Cuando las manos eran manchas de herida abierta, la cabeza remplazaba el papel de martillo, y así se estaba, golpe tras golpe, hasta que un último impacto, más lento y más blando, confesaba a los externos que por fin había caído desmayado.

Nadie preguntaba de más. Los viejos visitantes estaban al tanto de que ese, entre otros temas, estaba prohibido, y los nuevos eran rápidos en deducir, luego de corta observación a sus vecinos de mesa, que revolvían con calma el café dentro de las tazas, que pertenecía el evento a una cotidianidad ajena, por otra parte, tan extraña como lo son todas las cotidianidades.

Pero no todo se resuelve tan fácilmente.

Pese a que actuaban como sí, a que se comportaban según las reglas jamás impresas, pese a que intentaban todo para darle a las reuniones de la noche, y había una cada día de la semana, un aspecto de tranquila civilidad, en el fondo no dejaban de sentir, algunas veces, que las miradas de los comensales tenían un no sé qué de acusatorio, un cierto reclamo perdido en el fondo de las pupilas que sólo la cortesía, las cucharas dando vueltas en la taza, mantenía callado.

Nunca entendieron por qué les tenía que pasar justo a ellos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s