Home

En un documento de word empezó a escribir sus sueños. Cada mañana, recién abiertos los ojos, parpadeaba frente a la pantalla blanca mientras iba cubriendo de negras coordenadas la realidad que supuraba del recuerdo. Al final, el relato contenido, entre la fecha y el punto final, era, más o menos, un espejo fiel de aquello resbaladizo y sin límites que se derramaba en su consciencia. Páginas y páginas pobladas por el extrapolado perfil de las imaginaciones.

Entre aquellas representaciones verbales de pulsiones vivas aprendió a distinguir los olores nauseabundos de la pesadilla, recordada ya no como el terror nocturno, sino como la imprecisa acuarela de un prado vasto en el que rezumaban alientos fétidos de bestia malherida, de dragón atravesado por la lanza, encuevado en el contenido de sus entrañas como última defensa.

Con San Jorge, eso sí, nunca soñó.

Sorprendido al descubrir cierta regularidad en las consecuencias, decidió tentar las causas para, aplicando el científico mecanismo, dador de las bases positivistas del moderno descreimiento, comprender si era posible controlar, o no, el contenido del cine onírico, en el que sería útil poder, a voluntad, proyectar las filminas acordes a la animía necesaria. Probó, pues, provocar los malos sueños.

Nadie parecía haberle advertido. Quién juega con fuerzas incontenibles termina transmutado en recipiente que se destroza. Las primeras grieta aparecen cuando la confianza dictamina haber encontrado la clave del misterio: gotas de limón antes de la cama garantizan la monstrificación de las ilusiones. Así, ensayo y error, garantizó dos meses horribles.

Luego se detuvo.

Luego lo intentó de nuevo, para comprobar la veracidad de su experimento.

¡Eureka!

Excepto que, esta vez, no sirvió de nada detener el estímulo. De eso hace seis meses. Ahora duerme.

Mañana, cuando lea esto en el documento de word, sentirá que se duerme su mano izquierda.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s